Parece mentira que el pasado 22 de marzo se cumplieran ya diez años desde que un grupo de farmacéuticos rurales decidieran unirse para crear la Sociedad Española de Farmacia Rural (SEFAR). Un grupo aquel de personas inquietas que ya vieron entonces la peligrosa pendiente por la que se estaba deslizando la farmacia rural española y, por ende, nuestro modelo de prestación farmacéutica.

No fueron unos comienzos fáciles: la burocracia que implica crear una asociación, el desconocimiento que acarrea cualquier organización recién creada, el aislamiento propio y específico de los compañeros a los que iba dirigida SEFAR, y no pocos palos en las ruedas por parte de determinados estamentos complicaron estos inicios. Pero la absoluta convicción de que el fin que se perseguía era justo y el gran trabajo y esfuerzo de estos compañeros ayudaron a superar todos estos obstáculos. Mención aparte merece aquí uno de los fundadores y primer presidente de la Sociedad: Francisco Javier Guerrero (nuestro Javi) quien, con su tenacidad, bonhomía y sacrificio, llevó a SEFAR a ser el referente de la farmacia rural española y a su introducción en foros y ámbitos en los que nunca pensamos llegar a estar representados. Es tanto lo que habría que agradecerle a Javier (no solo la farmacia rural si no todo el sector) que no hay palabras suficientes para hacerlo.

¿Y cómo estamos diez años después? Podríamos decir, desde el punto de vista de SEFAR, que el camino, no exento de algunas decepciones, ha sido fructífero: el número de socios no ha dejado de crecer llegando a representar a un nada desdeñable porcentaje de los compañeros que ejercen en el mundo rural, la presencia en medios de comunicación haciendo ver la situación de la farmacia rural es constante, nuestro departamento de investigación ha realizado trabajos de una altísima calidad, la comunicación con la Administración es fluida, se han firmado diferentes convenios de colaboración con sociedades y empresas del sector que facilitan la labor de nuestros socios, el impacto en redes sociales es altísimo… Podríamos decir que se están cumpliendo todos los objetivos para los que SEFAR fue creada, pero… nos falta uno que, a la vez, es el más importante de ellos: lograr una justa remuneración del farmacéutico rural. Y es en este punto donde SEFAR va a volcar todos sus esfuerzos a partir de ahora…

Leer noticia completa en aeseg.es

Fuente de la noticia: aeseg.es.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Ayúdanos a difundir

Si te ha parecido interesante, compártelo!