Cada vez son más las farmacias rurales que cierran por falta de rentabilidad. De media, se estima que la facturación de una botica de pueblo es hasta 700.000 euros anuales inferior a la de una farmacia urbana

España es el país con más farmacias por habitantes del mundo. Tenemos unas 22.100 farmacias repartidas por nuestro territorio, lo que convierte a las boticas españolas en unas de las más accesibles del mundo. No obstante, a pesar de la creencia popular de que la profesión farmacéutica es muy rentable, esa afirmación depende de la geografía.

Durante el último año, se ha hablado mucho de la conocida como la ‘España vacía’ o la ‘España vaciada’, un concepto que simplemente hace referencia al mundo rural, esa gigantesca parte de nuestro país asolada por la creciente despoblación y la falta de atención por parte de la clase política y en ocasiones, los medios de comunicación. Las farmacias son uno de los pocos establecimientos que continúan abiertos en miles de pueblos por todo el país, en parte gracias al sistema de licencias.

El problema es que están comenzando a cerrar. Desde 2010, se han contabilizado más de 200 cierres de farmacias por toda España, de los cuales el 90% tuvieron lugar en zonas rurales. Poner en marcha una oficina de farmacia es extremadamente caro y desde hace varios años, son cientos los farmacéuticos rurales que apenas logran llegar a final de mes.

Leer noticia completa en vozpopuli.com

Fuente de la noticia: vozpopuli.com.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Ayúdanos a difundir

Si te ha parecido interesante, compártelo!